Es increíble que aún después de tantos años utilizando claves de acceso o contraseñas a tantas plataformas, correo electrónico, bancos, redes sociales, páginas web, la clave del Wi-Fi, o el código de acceso a tu hogar, aún existan muchas personas que no presten la debida importancia a sus contraseñas.

Las contraseñas débiles son un gran riesgo de seguridad, es lo único que impide que los piratas informáticos accedan a muchos servicios en línea, y para minimizar las posibilidades de que lo hagan, es vital elegir una contraseña segura.

Es increíble la cantidad de personas que aún utilizan la clave 12345678 o viceversa, inclusive, la palabra “contraseña” o su traducción al inglés “password”.

Es que siempre se piensa que se puede olvidar, y se busca lo más fácil de recordar.

A diario escuchamos historias de cuentas hackeadas, y hoy en día hasta cuentas en redes sociales como Instagram y Facebook han sido hackeadas para estafar a los usuarios.

Expertos recomiendan una serie de ideas para hacer tu contraseña más segura, y además existen una serie de programas que te ayudarán a hacerlo.

Algunas ideas

Como regla general, una contraseña débil es corta y usa ocho letras minúsculas o menos.

Lo ideal es utilizar una contraseña que, si el lugar donde la vas a utilizar te lo permite posea más de 8 caracteres, preferiblemente una que sea de 11 o 12 caracteres.

En caso de que sólo permita 8, deberás combinar dichos caracteres (número o letras) con mayúsculas y minúsculas.

También es una buena opción combinar con caracteres especiales como *, ¿, %. $ entre otros, aunque no todos los sitios webs permiten caracteres especiales.

Nunca utilices información personal como contraseña, ni número de identificación o seguro social, ni nombre de su mascota o hijo. 

No utilices una sola palabra o un par de palabras que aparezcan en el diccionario. Esto se debe a que los piratas informáticos pueden usar software que puede probar cada palabra en un diccionario en muy poco tiempo.

Una forma de crear una contraseña larga que sea fácil de recordar es usar una frase completa como contraseña, o quizás podrías utilizar las primeras frases de tu canción favorita, o sólo las primeras letras de una frase alternando mayúsculas o minúsculas.

Cuanto más largas y complejas sean tus contraseñas, mejor.

Es importante cambiar las contraseñas con regularidad, sin embargo, quizás eso haga más difícil recordarlas.  Algo que puedes hacer es agregar el año a tu contraseña, bien sea al principio o al final.  Además de darte la ventaja de que le das longitud y complejidad, también es fácil recordar cuán antigua es la contraseña.

Si tiene demasiadas contraseñas para recordarlas todas fácilmente, considere usar un programa de administración de contraseñas.

Administradores de Contraseña

Los programas de administración de contraseñas, como LastPass o RoboForm, cifran y almacenan tus contraseñas de forma segura, y las ingresan automáticamente cuando proporciona una contraseña maestra, que por supuesto, debes siempre recordar.

Además, algunos tienen algunas ventajas adicionales como escaneo de la web en busca de datos personales robados o filtrados y te alertan al instante y también te ayudan a auto-llenar formularios en línea, que puede ser bastante tedioso.

Sea el método que sea que utilices recuerda cuán importante es tu seguridad, y así como contactas a un cerrajero para mantener actualizadas tus cerraduras y tu casa segura, tus contraseñas deben estar igualmente resguardadas.

Por admin